Google+ Followers

domingo, 17 de enero de 2016

Marco 3


   Deje de pertenecer a la página esa de las parejas, ¿ para qué ?, si no iba a atreverme a quedar con nadie. En cuanto al tema del trabajo continuaba sin encontrar nada, me concedieron un par de entrevistas, pero no hubo suerte.
   Fue en ese período de tiempo cuando comencé a plantearme seriamente lo de la reducción de estómago. Me dediqué a recopilar información sobre la operación, meses estuve hasta que por fin di con una clínica que despertaba toda mi confianza. Ya estaba decidido me haría un by pass gástrico. Estaría sólo en la operación, aunque no era mi mayor preocupación, llevaba años acostumbrado a la soledad. Lo que realmente me preocupaba era como me iba a ir después de la intervención.
   Los días previos fue cuando más me acordé de Marco, fue lo más cercano que conocí a un amigo. Siempre sentí el rechazo de la gente, puede que yo ayudara con mi actitud de desconfianza, pero con Marco fue distinto, aquel gesto que tuvo hacia mi hizo que creyera que por fin tendría un amigo, luego pude comprobar que tan solo fue una ilusión.
   Llegamos a intercambiarnos los números de móvil por si alguno se enteraba de algún trabajo e incluso para quedar algún día y tomar algo. Nunca recibí una llamada y las veces que le llamé su teléfono estaba apagado o fuera de cobertura.
   Llegó el día decisivo, ingresé temprano, el reloj no marcaba las ocho de la mañana.
   La atención de los facultativos fue excelente, quizás ayudara el costo de la operación o quizás fueran así de atentos y amables por naturaleza, mi desconfiado carácter me hacia pensar lo primero.
   A los veinte minutos un celador apareció con una silla de ruedas por mi habitación.
- Jaime nos vamos.
   Me senté en la silla y me dejé llevar, el celador era un hombre corpulento, si no no habría podido empujar la silla.
- ¿ Nervioso ? - me preguntó.
- No mucho - le contesté.
   Ya no había vuelta atrás, allí estaba yo, siendo conducido por aquel celador hacia el comienzo del cambio, hacia el que sería el nuevo yo. En el quirófano me esperaban seis personas con batas verdes y unas mascarillas del mismo color que les cubrían gran parte del rostro, tan solo les eran apreciables los ojos. Al acercarme pude comprobar que dos de ellas eran mujeres, una era quien dirigía la operación, la otra era enfermera.
  

29 comentarios:

  1. Un texto estupendo, me ha gustado mucho y voy a seguir leyendo más sobre la historia, es una pena que Jaime se sintiese así, pero me ha sabido transmitir todo lo que siente. ¡Espero que la operación sea todo un éxito! Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más te diré que me encanta como escribes y me tienes enganchada la lectura. Besos

    ResponderEliminar
  3. Un poco negativo el texto, a ver si mejora el estado de ánimo de Jaime, todos nos hemos sentido solos alguna vez pero no se acaba el mundo ;)
    Bss.

    ResponderEliminar
  4. Hola, genial historia, me quedo con ganas de más, ¿qué pasará? eso quiere decir que me has enganchado, besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta. El texto de hoy me acaba de recordar una amiga a la que tienen que realizarle esta operación y la han dicho que tiene un 1% de riesgo de muerte..Parece poco pero todo porcentaje de algo así da miedo. Menos mal que lo que tu cuentas es ficticio.

    ResponderEliminar
  6. Una gran decisión. Y lo que conlleva. Luego hay medicamentos que no puedes tomar... En fin hay que estar muy seguro. A ver como sigue...

    ResponderEliminar
  7. Ese Jaime tan desconfiado de la gente me recuerda a alguien... Piensa mal y acertarás, es una pena pero este lema suele cumplirse. Muy bien escrito ;) Saludos

    ResponderEliminar
  8. Dice que quiere cambios pero no deja de ser un perdedor que sabe que haga lo que haga nunca conseguirá ser otra persona diferente a lo que es... (me he aventurado a hacer muchas conjeturas y habrá que esperar para ver por donde va la vida de Jaime)

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho, seguiré leyéndote.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa, acabo de llegar a tu blog y no seguía la historia pero tengo que ponerme al día! Este texto me ha despertado muchas curiosidades por conocer lo anterior..y lo futuro.. :)
    Estaré atenta a tus próximas actualizaciones!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi perfil de g+ tienes los dos primeros capítulos.

      Eliminar
  11. Bueno a ver si sale bien de la operación y su vida mejora, una historia muy interesante, un saludo
    Walkingtopennylane

    ResponderEliminar
  12. Te has planteado en escribir también la historia en wattpad? Podrías tener más lectores ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la sugerencia. Acabo de crearme una cuenta Wattpad.

      Eliminar
  13. Que nervios!! Me he quedado intrigada! Jajajaja que tal saldría la operación? Al igual que Carmen, te recomiendo que escribas es Wattpad. Yo leo algunas historias de autores que van publicando ahí
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ahora si ya me enganche a esta lectura!
    Te invito a visitar mi blog ;-)
    xo, Ginger Lovely Lifestyle

    ResponderEliminar
  15. Hola guapi!! Gracias por tu historia nos estás enganchando a todas un beso

    ResponderEliminar
  16. Como ya te dije, nos estamos enganchando a la historia! Sigue así =)

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado bastante la historia, aunque es un poco negativa.. pero es lo que suele ocurrir en muchos momentos de la vida..

    Un besotte!

    ResponderEliminar
  18. Vaya, una historia de baja autoestima en toda regla. Pobre….hay que ver algo más que la reducción de estómago para dejar de sentirse rechazado. Realmente el rechazo se siente en el corazón y es ahí dónde habría que trabajar.

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado mucho esta historia espero que la operación salga bien para que el protagonista se sienta mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Cada vez me encantan más tus escritos! siempre tienes una forma tan bonita de expresarte, gracias por compartirlo con nosotros :)
    SALUDITOS Y SIGUE ASÍ!

    ResponderEliminar
  21. La soledad no es buena compañía, que triste que Jaime tuviera que pasar por todo eso solo. Me pareció buen tema para escribir lo de la operación de reducción de estomágo. Me intriga saber que es lo que le depara al protágonista.

    ResponderEliminar
  22. Oissss que nervios me ha dado. Que tristeza la soledad que tiene que pasar el pobre Jaime. Esperemos que le vaya bien en este nuevo cambio.
    Estaré atenta. Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Me he quedado con ganas de saber mas...aquí me quedo esperando.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Me gusta mucho, ya no puedo parar de leerla, ya veremos como le va con este cambio que esta por darse en su vida. Saludos

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola, hola! Me ha gustado mucho como escribes, y como dicen los compañeros, a mí también has conseguido engancharme. ¡Nervios! :)

    ResponderEliminar
  26. Hola. Me dejó en la curiosidad de qué le pasará después de la operación porque sí es la parte más difícil de una operación. Cuando me ha pasado, el tener el apoyo de alguien más fue lo que me ayudó a sanar más rápido. Espero el siguiente capítulo. Saludos.

    ResponderEliminar