Google+ Followers

lunes, 25 de enero de 2016

Marco 15


- ¿ Qué haces aquí, tú no venías ésta noche ? - le pregunté sorprendido.
- Sí, pero le cambié el turno a un compañero, quería darte una sorpresa.
   Que detalle más bonito acababa de tener conmigo, la dicha me invadía y se veía reflejada en esa enorme sonrisa que no podía abandonar mi rostro.
   El fin de semana lo pasamos en casa, encerrados, sin ver más mundo que nuestro propio mundo, ese que estábamos construyendo con tanta ilusión.
   Marco me habló de lo bien que había salido la operación de su padre y de que al siguiente sábado comenzaría con el tratamiento.
- El mismo día que te operan a ti Jaime.
- Sí y el fin de semana siguiente a la operación ya regresarás para quedarte.
   La semana anterior de la operación pasó más rápido de lo previsto; entre las pruebas que me faltaban, el trabajo y las horas pegado al móvil, cuando quise darme cuenta ya estaba en la mesa del quirófano preparado para la intervención. Cuando despertara en la habitación vería a Marco.
- Aprovecharé el tiempo que dura la operación para que me de tiempo a llegar, así para cuando despiertes ya estaré allí- me dijo.
   Desperté y para mi desgracia pude observar que me encontraba sólo en la habitación. Puede que hubiera salido un momento a comer algo, pasaba hora y media del mediodía, o quizás habría ido al baño. Los acompañantes no podían usar el baño de la habitación, para ellos habían habilitado unos en el pasillo. Esperaría, pues recién operado y con la vía puesta en el brazo, no podía salir a preguntar.
   Habían pasado cerca de tres horas y continuaba sin noticias de Marco, empezaba a pensar que le habrían cambiado el turno a última hora. Si tuviera el teléfono del supermercado llamaría para preguntar. En cuanto entrara una enfermera le pediría el favor de que me lo buscara.
   Al rato entró una enfermera para tomarme la temperatura, no sé cuanto tiempo pasó, pero a mi se me hizo eterno.
- ¿ Me haría usted el favor de buscarme el número de teléfono de los supermercados Castilla ?, si pudiera ser del que tienen en la localidad de Villacolera. Es que un buen amigo que trabaja allí debería estar aquí y no ha llegado todavía.
- ¿ Y por qué no le llama usted al móvil ?
- Suena y no lo coge, quiero llamar al supermercado para ver si esta trabajando, me tiene algo preocupado.
- En unos minutos se lo traigo.
   Y en unos minutos volvió con el número de teléfono.

11 comentarios:

  1. uy! pues me he quedado enganchada, así a lo tonto...qué habrá pasado!, ains, se ha arrepentido, se ha matado con el coche por el camino....aaaaaaa
    jajajajaaj, me gusta! y me quedo por aquí, que quiero saber como sigue, jejejejej, yo, si quieres, te invito a mi rinconcito http://lospostresderosy.blogspot.com.es/ por si te apetece echar un vistacillo, serás recibida con los brazos abiertos!!!
    un beso GIGANTE!

    ResponderEliminar
  2. He trasteado y he visto que continua, jejeejej, allá voy!...(madre mía, con todas las cosas que tengo que hacer....esto es un vicio!!!!)

    ResponderEliminar
  3. Tiene la extensión y contenido perfecto para dejarte con la intriga...¿dónde está Marco? Por tu culpa Lola, vamos a tener que seguir leyendo jajajaja

    ResponderEliminar
  4. uy!! parece que he empezado a mitad de la historia, mejor retrocedo para empezar a leer por el principio por si hay algún spoiler. Enhorabuena por esta idea tan original!

    ResponderEliminar
  5. No es por nada pero nos tienes a todas super motivadas e intrigadas. Sigue escribiendo así que lo haces fenomenal. Espero que algún día llevarme la sorpresa de reencontrarme con Marcos en las grandes librerías y en la gran pantalla. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Prometer y no cumplir es algo que está a la orden del día, si no sabes si vas a poder estar, es mejor decir "mi intención" o similar, así luego no quedas mal...

    ResponderEliminar
  7. Hola! vaya, con lo bien que había empezado y al final lo deja solo en la habitación después de la operación. Una pena, ¿qué le habrá pasado? Besos!

    ResponderEliminar
  8. Es la primera vez que leo microrelatos en un blog y me ha dejado totalmente enganchada. Cuando pasan tres horas y no se sabe nada de Marco, dejas una intriga muy grande en medio del relato y si llamas al trabajo y tampoco está... Seguiré leyéndote ;)

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué ha pasado con Marco? Me he quedado con la intriga^^

    ResponderEliminar
  10. ¡Me he quedado con una gran intriga!!
    Y puedo imaginar la deseperación que muestra el protagonista tras despertarse de la operación y no encontrar a nadie, son momentos de muchas emociones..hace poco que he vivido algo parecido aunque yo no era la enferma y son momentos de mucho nerviosismo. :) Un beso y preciosa manera de relatar..

    ResponderEliminar