Google+ Followers

jueves, 6 de julio de 2017

Marco 45

- Como ya te he dicho los principios fueron duros, a madre le quedó una baja pensión con la cual no cubriamos ni la tercera parte de los gastos. Ella no podía buscar oficio, pues esta mayor y además quedó trastocada, por lo que tuve que dejar la secundaria y ponerme a servir mesas en el mesón de las afueras del pueblo, unas semanas llevaba allí trabajando cuando me enteré que buscaban una chica interna para la mansión del señor Miranda. Fui hacer la entrevista y conseguí el puesto. ¿ Continúas ahí ?
- Sí, sí, te escucho.
- Pues como te cuento, llevo casi dos años en la casa, me permiten un día libre y un par de tardes a la semana que aprovecho para ir a la residencia a vez a mamá y a pegarle una vuelta a la casa, ya sabes airearla y esas cosas.
- ¿ Mamá está en una residencia ?
- No estas en condiciones de reprocharme nada. Nos quedamos solas. Sacrifiqué mis estudios para atenderla a ella, para no morirnos de hambre. Gracias a mi trabajo mamá esta bien atendida, yo no puedo estar con ella y ella no quedó bien tras la marcha de todos, sintió un vacío tan grande que acabó por trastocarle la mente, por lo que no puede estar sola. Así es que no me reproches nada.
- Tienes toda la razón, perdoname. Lo que tengo que estar es inmensamente agradecido por todo el sacrificio que realizas.
- Es mi deber.
- Pero no solamente el tuyo, también el de Héctor y el mío, y ninguno de los dos estamos ayudando en nada. Yo te prometo que a partir de ahora te voy a enviar dinero cada vez que me sea posible, y que en cuanto este en mi mano os traigo a mamá y a ti a España.
- Se agradece tu ayuda - eso fue lo que me contestó.
- ¿ Y has vuelto hablar con ella ? - le pregunté a Marco.
- Lo he intentado varias veces más, pero no ha podido ser, no coincidirá en la casa cuando le llamo. Lo que haré será llamar a la misma hora y el mismo día que hablé con ella, seguramente será su rato libre que ella aprovecha para ir a la casa.
- Ya verás como sí, pronto hablarás con ella - le contesté acariciándole la mano. Quería que sintiera que estaba ahí.