Google+ Followers

viernes, 5 de febrero de 2016

Marco 19


  - Sí que me preocupo, claro que me preocupo, esta vez es distinto, tengo una sensación continua de angustia. Todo es muy extraño, pregunto por él y es como si se lo hubiera tragado la tierra. Verá el trabaja o trabajaba,
porque ya no sé nada, de reponedor en una cadena de supermercados. Hace algo más de un mes lo trasladaron al supermercado de Villacolera, debería haber vuelto hace doce días, pero no fue así, pasaban los días y seguía sin volver, entonces me presenté en el supermercado. Pues allí me dijeron que no conocían de nada a Marco Jaramillo Díaz.
  - ¿ Y en el de aquí que le han dicho ?
  - No he ido, vine directamente hacía aquí para denunciar la desaparición.
  - Vamos hacer una cosa, nosotros mandaremos una pareja de agentes al supermercado. Usted váyase a su casa y en cuanto sepamos algo nuevo le avisamos.
  - De acuerdo - le contesté al tiempo que le chocaba la mano.
   Salí de la comisaría sin saber que hacer ni a dónde dirigirme, estaba completamente perdido, no sabía por dónde continuar. Comencé a caminar sin rumbo, sin parar de dar vueltas a la cabeza. Entonces de pronto se me ocurrió, la mujer del doctor Benítez igual sabía algo, después de todo ellos se conocían. Sí, eso haría, me pondría en contacto con ella.
   Caminé hacia casa, llamaría desde allí a la clínica y de paso aprovecharía para aplazar mi próxima consulta, ahora lo primordial era encontrar a Marco.
  - Clínica Medina, buenos días, ¿ dígamé ? - contestaron al otro lado del teléfono.
  - Buenos días, ¿ sería posible que pudiera facilitarme el número de teléfono de la esposa del doctor Benítez ?, necesito hablar con urgencia con ella.
  -  Sintiéndolo mucho no voy a poder proporcionarle el número, no sé si sabrá que no nos esta permitido dar números particulares de nuestro personal sanitario, mucho menos de sus familiares.
  - Sí lo sé , claro que lo sé, pero en esta ocasión se trata de una urgencia,¿ no podría usted hacer una excepción ?
  - De nuevo le digo que lo siento, me juego mi puesto de trabajo, lo único que puedo hacer es que usted me facilite su número y yo pasárselo a la señora Laura, para que ella se ponga en contacto con usted en cuanto pueda.
  - Sí ahora mismo se lo digo, 678456324, por favor recalquelé que es un asunto muy urgente.
   Con los nervios se me había pasado decirle que me aplazara la cita, bueno daba igual, llamaría en otro momento. La cicatriz de la operación estaba secando bastante bien, por lo que no importaría mucho si tardaba un par de días en volver a llamar. Ahora lo que me interesaba es que la señora Laura me llamara cuanto antes.

   

18 comentarios:

  1. Muy interesante Lola tu post sobre Marco, un beso :) continuaré leyéndote.

    ResponderEliminar
  2. Me ha enxantado, tienes una manera de expresarte muy especial...

    Me quedo por aquí

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Me encanta la forma que tienes de transmitirnos su desasosiego, espero que encuentre respuestas pronto :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. como puede ser que con a penas un folio cada poco me enganches de esta forma, la verdad es que es muy interesante y siempre nos dejas con la expectativa de más

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja me matas con tus intrigas!! Jajajajaja hay que esperar no? 😜

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Sin duda llevas el arte de escribir en las venas, porque a pesar de no saber de que va la historia me has enganchado des de la primera letra hasta el último punto.
    Tendré que seguirte de cerca para no perderme como sigue... Jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Joooo y nos dejas así??? Le encuentra? No le encuentra? qué pasa con Marco??? no nos dejes en ascuas

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno!
    Es un placer leerte cada vez!
    Estaré atento a cómo continúe!!!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  9. OMG! y así, sin más? a esperar nuevamente???? que te gusta dejarnos con la intriga eh! Espero que lo encuentre pronto, porque si no, vaya tela marinera!!!! ainssss

    ResponderEliminar
  10. ¡Dios mío! Nos dejas con la intriga. Me encanta cómo sin saber muy bien de qué trata este relato, logras captar nuestra atención desde el inicio.
    ¡Espero leer màs de ti!

    Un saludo~

    ResponderEliminar
  11. Que ganas tengo de ver como continúa! jejeej por dios que avance ya!! Un saludo

    ResponderEliminar
  12. bien lola mantienes la atención de todos, y el nivel de tu pluma, besos

    ResponderEliminar
  13. A este hombre se lo ha tragado la tierra o es que no se llama Marco y nadie lo conoce por ese nombre? Esto es un sinvivir.. muaks

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que siempre que leo tus capítulos sobre Marco me quedo con ganas de más. Consigues dejarnos intrigadas pensando ¿Dónde se habrá metido Marco? Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, ya me quedé con la duda que si la mujer del Dr. Benítez sabía algo porque todo parece indicar que sí. D: Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Que bueno volverte a ver en el ruedo, me encantan estos capitulos de Marco, pero mira este si que ha sido una incertidumbre, sera que nadie lo conoce por su propio nombre, que misterios esconde este hombre.

    ResponderEliminar
  17. Hola!
    Estas historias parecen de la vida real jejeje de repente son predecibles pero igual esta uno enganchando al que va pasar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola!! Que impotencia que alguien desaparezca y no se pueda hacer nada más que esperar a ver que pasa. Como seguirá?? Besos!!

    ResponderEliminar