Google+ Followers

sábado, 13 de febrero de 2016

Marco 22


- Buenos días, sí es cierto, pero me gustaría quedar con usted para poder hablar más detenidamente. ¿ Sería posible ?.
- Ando con el tiempo muy escaso, pero de acuerdo quedemos. ¿ Le parece bien que nos veamos mañana a las cinco en la cafetería que hay en el Hospital Clínico ?
- Una hora perfecta. Hasta mañana - le dije y colgué el móvil .
   El que me citará en el hospital me vino bien, así mataría dos pájaros de un tiro, aprovecharía que mi clínica me pillaba de camino y cambiaría la cita, pues la tenía para dos días después y con la que tenía liada no me iba a ser posible asistir. Era consciente que esa cita no la podía anular, pero si podía pedirles que la aplazaran el máximo de tiempo posible.
  Además también tenía pendientes dos operaciones más para solucionar lo de mi piel, un asunto que no podía dejar pasar, aunque en aquellos momentos, con la falta de Marco, poco me importaba lo de mi piel.
  Yo quería estar bien para él, quería estar atractivo para él, y él no estaba .
  Eran las cuatro y diez cuando llegaba a la clínica, me sobraba tiempo para llegar puntual a mi cita con la señora Laura .
- Entonces, ¿ quiere usted aplazar su cita con el doctor Ruíz ? - me preguntó la recepcionista de la clínica .
- Sí, es que me va a ser imposible acudir a la del día diecisiete. Mire usted a ver si que me la pueda dar para el diecisiete del mes siguiente.
- Para el próximo mes es demasiado tarde, tenga en cuenta que usted tiene una cicatriz que revisar producto de una operación. Como muy tarde le puedo dar la cita para el jueves de la semana siguiente.
  El jueves de la semana siguiente, eso era diez días después.
- De acuerdo, si no hay más remedio, pero mire a ver si me la puede dar a última hora.
- Las siete y cuarto es lo más tarde que le puedo dar - me contestó .
  Salí de allí camino de mi otra cita. Que nervioso me encontraba. Esperaba que la esposa del doctor Benítez pudiera decirme algo que diera luz a aquella incomprensible situación.
  Faltaban diez minutos para la hora acordada y yo estaba sentado en una de las mesas de la cafetería removiendo un café con leche, que me había pedido para tomármelo mientras esperaba.
  La señora Laura fue puntual, no esperaba menos de una mujer tan elegante. La reconocí en cuanto cruzó el umbral de la puerta de la cafetería. Vestía falda tubo con estampado de pata de gallo, blusa blanca de gasa con lazo anudado al cuello. Para protegerse del frío que arreciaba en la calle acompañaba al conjunto una chaqueta corta negra de paño. En la solapa de la chaqueta llevaba prendado un broche de un rojo intenso, carmesí diría yo.

10 comentarios:

  1. ¿Qué le dirá la señora Laura? Estoy deseando descubrirlo me siento fascinada con esta historia y la capacidad que tienes para introducirme en ella.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Uhmmmm la verdad es que a pesar de ser un fragmento de una historia (o es lo que deduzco) me has enganchado.
    Vamos, estoy como Sara, deseando saber que va a decirle la señora Laura y de que va esa cita.
    Creo que tendré que repasarme todas publicaciones para poder entender bien la historia, porque sin duda, con este fragmento has despertado en mí la curiosidad. Y eso, créeme, cuesta Jejeje
    Un beso guapa y felicidades, captar la atención así considero que es difícil.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Ayy si es estoy tan en vilo como él, que impotencia cuando tienes que esperar que otros aclaren tus dudas
    Espero que la señora Laura pueda contarle algo interesante que por lo menos le alivie un poco
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Nos dejas siempre con la miel en los labios jeje... me encanta como escribes y nos pones en situación, ya estoy deseando saber lo que sucede con Laura.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Eres una diva escribiendo. Me encanta esta historia y como transmites mediante letras esta historia tan emotiva. Ya quiero saber más, y seguir conociendo los personajes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Vas con cuentagotas y te diré una cosa, ya sé que la historia ha avanzado pero a pesar de mi intriga me niego a seguir más deprisa jejejeje estos chicos nos tienen en un sinvivir! Muaks

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi tambien me has dejado intrigada!!! Quiero saber que pasa con esta historia. me gustan las descripciones que haces de los personajes. Me he imaginado a Laura perfectamente. un saludo

    ResponderEliminar
  8. Siempre que leo tus historias sobre Marco me quedo intrigada. He leído la mayoría hasta el momento, por eso no sé muy bien que le pasó en la cara al protagonista, pero suena serio. Ahora tengo ganas de saber qué le dice la señora Laura sobre Marco, a ver si puede tener pistas para dar con él.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Por qué nos dejas tan iniciados? muy mal muy mal, cuéntanos qué pasa en esta cita, intrigada como todas, queremos saber más ya!!! jajaja Muy bien narrado guapa, deja la intriga que es lo que cuenta totalmente :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Buenos días! ¡Uh! Creo que debería ponerme al día con esta historia. ¡Hace mucho que no la leo y me has dejado con una intriga total! Creo que empezaré desde el principio para coger bien el hilo, porque en algunas cosillas me he perdido. Pero vamos, qué forma de narrar tan buena. ¡Un abrazo! :)

    ResponderEliminar