Google+ Followers

viernes, 3 de junio de 2016

Seleccionada en el concurso " Palabras en Flor "

   Hoy me he levantado con la intención de darte la sorpresa de tu vida. Pediré la semana libre para ir a verte, para estar contigo, para decirte que estoy dispuesto a pedir el traslado para poder vernos más a menudo y si tú quieres hasta podemos comenzar a vivir juntos. Pero sólo si quieres. A mi me vale con estar cerca de ti y supongo que te gustará la idea, puesto que no paras de repetirme lo mucho que me echas de menos entre semana.
   Han pasado dos días desde que pedí el traslado. Me lo confirman en una semana, que eterno se me va hacer, ansío el momento de partir.
   Por fin llega el día. ¡ Traslado conseguido !
   Te llamo y te anuncio que este fin de semana me va a ser imposible verte. Al otro lado del teléfono noto tu voz triste y compungida. Perdóname por hacerte sufrir así, tan sólo es un pequeño engaño.
  - Claro que voy a ir a verte, y muy pronto me quedaré a tu lado - pienso.  
   Me siento como un niño en un parque de atracciones. Noto como si fuera a estallar de tanta felicidad que me invade. En apenas unas horas estaré con el amor de mi vida y en apenas unos días será para siempre.  Después de tres años de vernos sólo los fines de semana, al fin me quedaré a su lado.
   Después de varias vueltas y mucho preguntar consigo dar con tu lugar de trabajo. Siempre eres tú la que vienes a verme.
   Te espero a que salgas. También hay otro hombre esperando, supongo que esperará a su mujer.
   Te veo salir y corro hacia ti gritándote " amor" como en las películas románticas que tanto te gustan. Pero tu cara al verme no es de alegría, si no de horror. De repente escucho al otro hombre preguntar muy enfadado porque le grito " amor " a su mujer.
  - ¿ Tu mujer ?, imposible, hace tres años que somos pareja.
   Esto tiene que ser una broma pesada, pero al volverla a mirar confirmo que es cierto lo que ese hombre me dice y es en ese momento cuando se me cae la venda de los ojos y entiendo porque yo no podía ir a verla, porque siempre llamaba ella. Entiendo el porque de tantas cosas que me parecían extrañas. Esas cosas que según ella provocaba la desconfianza.
   Sin decir nada me voy de allí y los dejo discutiendo. Sin lugar a dudas todos nos hemos llevado la sorpresa de nuestra vida.

5 comentarios:

  1. Me enamoras tus historias y me seduce la forma como escribes. Esperando que te llene un millón de oportunidad para que miles conozcan tus letras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena guapisima! Te lo mereces! Ojala llegue a mucha gente y puedan conocerte y leerte , merece la pena

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Me ha gustado el texto, y mira que no acaba muy bien, si es que las sorpresas no siempre son buenas verdad?
    Me ha encantado leerte!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Felicidades guapa!te deseo lo mejor.
    Me ha encantado esta historia aunque me da mucha pena que no acabe bien,Besos.

    ResponderEliminar
  5. Enhyorabuena!!!!! A mi me encantan tus relatos, yo hace unos años también eescribia relatos, ahora... tengo olvidado el lázpi. Un saludo y enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar